“Método Suzuki”: Un joven profesor de Violín educa a través de la música

Rubén Díaz Camacho, es un músico de la Orquesta Estable de la Provincia, que desde  2006 brinda cursos de violín en diferentes centros culturales del Gran San Miguel de Tucumán.   Díaz Camacho de destaca por ser uno de los pocos profesores del NOA, que además de la enseñanza tradicional, aplica el “método de Violín Suzuki” (programa creado por el pedagogo y violinista japonés Shinichi Suzuki (1898-1998), que se basa en la premisa de que la música es un lenguaje que cualquier niño puede incorporar del mismo modo en que adquiere su lengua materna). El maestro dicta los jueves y sábados el taller  “Entre Cuerda” en el Círculo de Magisterio (Las Heras 25). Las clases bajo, éste método, están dirigidas a personas de todas las edades. En las lecciones tanto colectivas como privadas, se trabaja con un repertorio musical amplio y una vez que los alumnos dominan la técnica, el profesor los motiva para que en grupo cierren la etapa de instrucción con conciertos  en los que muchas veces participan músicos invitados.

El profesor de violín explicó que  la técnica del “Método Suzuki” consiste en una forma de aprender más rápida que la tradicional. “En los niños, sobre todo, se ven resultados fantásticos, siempre y cuando el profesor este apto y sepa emplearlo correctamente. Mediante este método los alumnos pueden asimilar rápido la técnica básica, -por lo que– la guía del profesor es fundamental -para que el  alumno aprehenda los conocimientos que se le imparten-“, manifestó el violinista.

Al respecto, Díaz Camacho, contó que tuvo “alumnos que vinieron de otras instituciones musicales y no sabían agarrar el arco, o sujetar con la mano izquierda –el violín, remarcando que- cuestiones muy importantes no la sabían hacer”. Por este motivo, el profesor recalcó que es muy “importante hacer una buena elección del maestro en los comienzos del alumno –como así- también es fundamental cultivarse escuchando a grandes artistas, y saber discernir –y diferenciar- lo excelso de lo mediocre”.  Desde su experiencia, el violinista, entiende que en general “Hoy en día, los alumnos carecen de conocimientos musicales, no escuchan música, por lo que las instituciones educativas  deberían fomentar esa parte tan importante en el aprendizaje y en la carrera de los alumnos”, señaló el docente.

Anécdotas

El maestro de violín al compartir alguna de las experiencias vividas con sus alumnos recordó a un chico “de gran talento pero distraído”, que toco junto al Chaqueño Palavecino  y otros artistas reconocidos. Este joven había asistido a las clases que Díaz Camacho dictó en la Casa de la Cultura de en Tafi Viejo: “Estaba con un gran alumno que tuve, franco, quien luego formó su grupo folclórico. Una tarde estábamos en clase y Franco era muy distraído,  viajaba con su imaginación a otros planetas, sin exagerar; en un momento le pido que deje de tocar para explicarle cuestiones de técnica; le explicaba en voz alta la clase, le anotaba en su partitura indicaciones. Luego de un largo rato, termino mi explicación y al voltear hacia la clase–  Franco no estaba detrás mío, lo busque en el salón, y  al mirar por la ventana -el chico- estaba afuera, correteando a una gallina, tratando d atraparla. Yo no lo podía creer”, relató con humor el violinista.

El profesor, también rememoró a Aldana de 12 años, quien se presentó “en diversos medios televisivos y radiales, describiéndola como “Una niña con muchas condiciones y destreza técnica”. El músico destacó  ”la madurez -de Aldana- para interpretar”, señalando que “eso no se aprende. Se nace. Es la materia prima, en la música” y la niña la posee.

Del Conservatorio a la formación autodidacta

“En mi hogar, hubo arte siempre, pintura, escultura, música”, relató el profesor, “mi padre es músico profesional y fue concertista. El me inicio con la música, pero antes de eso mi vida era para el dibujo, amaba dibujar, todo el día sentado pintando escuchando Chopin o Beethoven. Luego empecé a estudiar piano y guitarra bajo la guía d mi padre y hermano, llegue a tocar el piano hasta en la radio y otros eventos, en entonces tenía 16 años aproximadamente”, rememoró el profesor quien manifestó que “Me gustaba mucho el tango, luego mi padre me trajo un violín, y un disco de vinilo de Jasha Heifetz, y mi mundo musical cambio, empecé a practicar violín como autodidacta, me nutrí mucho escuchando a los grandes violinistas. Un tiempo estudie en el conservatorio, pero luego decidí hacerlo particular con maestros locales y del exterior. Desde entonces hice mucha música de cámara, y algunos conciertos como solista de música clásica y popular”.

Cabe destacar que Díaz Camacho es además integrante de la Orquesta Estable de la Provincia. Desde el 2009 integra la fila de los Primeros Violines del Cuerpo. Para el músico, la experiencia “es muy interesante” porque le permite compartir el escenario con grandes artista locales y nacionales. El maestro de violín invierte 3 horas diarias a los ensayos “que cuentan con un repertorio ecléctico”, reveló el músico.

Influencias

En materia de Influencia e Inspiración, el docente, dijo que “El Hay eximios violinistas en el mundo. De los antiguos mis predilectos son  Jascha Heifetz (virtuoso del violín, Nacido en Vilna, Lituania, fue uno de los violinistas más notables del siglo XX) y Yehudi Menuhin (violinista y director de orquesta norteamericano). Más posteriores Itzhak Perlman (violinista israelí-estadounidense. Uno de los mejores y más famosos violinistas de la segunda mitad del siglo XX) y  Shlomo Mintz (violinistas y director musical ruso, considerado uno de los más Importantes del mundo), el joven Xavier Inchausti (nació en Bahía Blanca. Asus 24 años es reconocido como uno de los violinistas con más prestigio internacional),  un gran talento y también un gran amigo. De Tucumán –los extintos músicos- virtuosos del violín, Laszlo Szentgyörgyi  (violinista húngaro, fue uno de los pilares de la música en Tucumán) y Alfredo Grillo (conocido en el norte argentino como el “Duende del Violín), ambos fueron prodigios, y solo tengo el recuerdo d sus grabaciones, joyas musicales”, sostuvo el maestro de violín.

Trío Entre Cuerdas

Rubén Díaz Camacho, junto a Roberto Sir (Maestro en Arpa y Luthier) y Daniel Elías José (guitarrista), formaron en agosto de 2014 el “Trio Entre Cuerdas”, que interpreta un repertorio nacional y latinoamericano con arreglos propios. El grupo tuvo exitosas presentaciones en escenarios de la provincia, radios y programas de TV locales.  El profesor de Violín, tiene entre sus proyecto formar un dúo de Tango junto a su hermano (el pianista Cristian Díaz Camacho, radicado en Buenos Aires) y grabar un cd con el Trio Entre Cuerdas.

Ventajas del Método Suzuki en la formación de un niño

La propuesta apunta a que el talento no es innato, sino que todos pueden aprender a tocar un instrumento con un alto nivel de complejidad. Entérate en qué consiste para luego descubrir los importantes beneficios que puede traer a tu vida y a la de tu familia. Ponlo en práctica y suma una actividad más para pasar más tiempo de calidad con los que más quieres.

Los principios fundamentales

Estimulación temprana: Cuanto antes empiecen es mejor, lo ideal es escuchar música desde el nacimiento y comenzar con la capacitación a partir de los tres o cuatro años, aunque nunca es tarde para animarse y los resultados siguen siendo buenos.

Escucha constante: Al igual que sucede con la lengua materna, los niños logran aprender luego de la exposición constate. Así, podrán incorporar tanto palabras como piezas musicales después de haberlas escuchado cientos de veces.

Repetición: Cuando ya se ha aprendido una pieza musical no se deshacen de ella para comenzar con otra, sino que, al igual que sucede con las palabras, las van incorporando a su vocabulario o repertorio para utilizarla de maneras más complejas y nuevas. Además, los ejercicios técnicos no se plantean aislados, sino siempre como parte de un contexto musical con un propósito expresivo.

Lectura postergada: Del mismo modo que se aprende primero a hablar y luego a escribir, el método Suzuki propone desarrollar una habilidad técnica básica con el instrumento para, recién después, pasar a la instancia de la lectura musical.

Contención familiar: La enseñanza no acaba cuando terminan las clases, sino que continúa en casa con ayuda de papá, mamá, abuelos y hermanos. Así, no dejan de participar de un ambiente musical – como tampoco dejan de escuchar la lengua materna cuando salen del colegio-. ¿Cómo podemos generar ese ambiente? Aprendiendo a tocar junto al pequeño, poniendo música en casa o, simplemente, alentándolo con sus tareas.

Cinco beneficios para toda la familia

Los resultados de la aplicación de este método son realmente formidables y no sólo a nivel musical, sino también a nivel humano. A continuación repasamos los que creemos más importantes.

Profesionalidad: Luego de transitar las diferentes instancias que propone este programa, los niños alcanzan una competencia musical de alto nivel profesional sin presión y de forma progresiva y natural. De esta manera, pueden desplegar su creatividad, mientras que al mismo tiempo el hecho de tocar un instrumento desde pequeños les permite desarrollar más su cerebro.

Mejora el vínculo familiar: Como el trabajo nunca se detiene y sigue en casa, padres e hijos deben realizar la actividad en conjunto con compromiso, respeto y responsabilidad para que funcione acorde a lo esperado. Así, todos notarán que el apoyo mutuo es la condición necesaria para atravesar las dificultades y alcanzar las metas.

Desarrolla la autoestima y la motivación: Luego del trabajo surgen los frutos y las recompensas. Por eso, tras las presentaciones y conciertos los niños podrán mostrar lo que aprendieron y recibir el reconocimiento de la familia y la comunidad en general para que los aliente a seguir adelante y para que noten que con esfuerzo ellos pueden lograrlo,

Atención personalizada: Se considera que cada uno aprende a su ritmo, por lo que se respetan los diferentes tiempos de aprendizaje. Sin prisas ni presiones, cada cual irá paso por paso para superar los obstáculos. El trabajo es, por una parte, de forma individual entre el alumno y profesor para propiciar un espacio donde se puedan apuntar las instrucciones necesarias para su proceso personal, inquietudes, dificultades y habilidades. Por otra parte, se realiza de manera grupal para compartir lo aprendido con los compañeros y fomentar así la solidaridad y cooperación.

Promueve la tolerancia y el trabajo en equipo: Como los avances se logran por el trabajo en equipo (la triada fundamental familia, docente, compañeros), los niños crecen comprendiendo la importancia del otro en el propio proceso. Además, del mismo modo que notan que sus tiempos son respetados, lo hacen con los de los demás, ya que todos ocupan un lugar de vital importancia tanto en la clase como en los conciertos.Fuente http://www.tudiscoverykids.com.

Para contactar con el profesor Rubén Díaz Camacho, ingresar a https://www.facebook.com/rubendiazcamacho?fref=ts

Advertisements

6 thoughts on ““Método Suzuki”: Un joven profesor de Violín educa a través de la música

  1. excelente nota, un gran valor Tucumano, el trabajo que realiza con los niños es increible, es notable el amor hacia la musica, y la dedicacion con sus alumnos, presencie sus conciertos y la verdad es una gran persona y gran artista el Profesor Diaz Camacho

  2. interesante nota, un músico respetado sin duda, con una labor con los niños desde hace años, tambien integrante de la orquesta Estable, un orgullo para la cultura Tucumana.

  3. Destacado violinista, y excelente docente, muy convocado en diferentes eventos artísticos, sobre todo el ( tafi viejo, semillero de artistas ).
    hay distintos grados de alumnos,los que comienzan, los que ya tocan y quieren perfeccionarse e investigan otro tipo de técnicas, el profesor Camacho sabe como guiar a estos alumnos, y sobre todo les enseña a tocar con naturalidad y a perder el miedo al publico.
    “cuanto más fácil o fluido sea el proceso de aprendizaje, más grandes serán sus habilidades naturales”. esto decía el profesor Camacho en una entrevista hace años en el Centro Cultural Teran.
    tuve la dicha de presenciar recitales realizado por alumnos bajo la guía de Diaz Camacho, y es emocionante y emotivo ver el talento y musicalidad de estos niños y jovenes tucumanos

  4. bravo ! al profe, soy seguidora de su alumna Aldana Fernandez, que por cierto es su prima, una niña fantástica con dotes musicales fuera de lo normal !
    espero sea valorado aun mas el aporte a la cultura del profesor Ruben.
    saludos

  5. El metodo suzuki es una metodología acelerada de aprender, pero eso pasa cuando el docente lo sabe emplear, y el profesor Diaz Camacho demuestra en cada presentación de sus alumnos su trabajo profundo y profesional, mis bravos para este musico, felicidades

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s