Campaña de donación de Ladrillos para el “Centro de la Familia Horco Molle”

El Centro de la Familia “Horco Molle”, inició una “Campaña de donación de Ladrillos” (baldosas, cemento, cal arena, puertas, portones, mobiliarios), para poder desarrollar, en un espacio más acogedor, las actividades sociales, artísticas, culturales y recreativas, que solidariamente realiza desde hace 7 años,  en la comuna homónima ubicada al pie del cerro San Javier.   Teresa Paunero, coordinadora general del centro que asiste a mujeres, niños y adolescentes de Horco Molle, explicó que se necesita la donación de ladrillos y demás materiales de construcción, para poder cerrar el espacio donde se realizan los encuentros grupales y de esta manera poder resguardar del frío, del calor y de la lluvia, a los chicos y madres que son  contenidos en este hogar. Las labores que se desarrollan en este espacio, se sustentan con donativos y la colaboración de voluntarios. Los talleres, se realizan en la casa particular de una familia de la zona, que desde un comienzo cedió un espacio en apoyo a las obras que lleva a cabo este centro solidario. Al lugar concurren más de 50 chico y un número importante de madres, quienes participan  de los  talleres de artesanía, fotografía, costura, cocina, clases de inglés; y charlas sobre salud e higiene, organización de emprendimientos cooperativos, ciclo de cine, historia de los pueblos originarios, entre otras  actividades que impulsa el Centro de la Familia de Horco Molle. Quienes puedan colaborar pueden requerir más información enhttp://grupoanku.wix.com/horcomolle.

Centro de la Familia Horco Molle: Desde la creación del Centro Familiar, los vecinos de los barrios periféricos,  cuentan con una herramienta más para “tener acceso a una educación y a una preparación mejor, para poder optar una forma de integración y no quedar en “el borde de la ciudad”.  Bajo la consigna “El arte de respetar las diferencias”, este centro tiene como principales objetivos: Ser agentes de cambio; Acompañar e incentivar a descubrir las necesidades de quienes concurren al lugar; Aprender a canalizar inquietudes colectivas; Lograr a través de diversos talleres y reuniones grupales un crecimiento que los haga más felices, libres y capaces para desenvolverse en la sociedad tucumana; Fomentar la toma de decisiones consensuadas; Superar toda situación insatisfactoria; Alcanzar una relación armónica entre lo que se tiene y lo que se desea tener, en los diferentes planos de la dignidad humana: físico, afectivo, intelectual y material”, indicaron sus fundadores.

 Voluntariado: Los voluntarios, colaboran como agentes de cambio, acompañando e incentivando a la comunidad a priorizar sus necesidades, canalizar sus inquietudes y lograr, a través de diversos talleres, un crecimiento que los ayude a ser cada día más felices y capaces de desenvolverse de la mejor manera en esta difícil sociedad. Aprender a tomar decisiones, plantear sus requerimientos y a superar toda situación insatisfactoria hasta lograr bienestar, que se alcanza cuando hay una relación armónica entre lo que se tiene y aquello que se desea tener, en los distintos planos que hacen a la dignidad de la vida humana: físico, afectivo, intelectual y material”, se indicó desde el la casa comunitaria.

Trabajo de inclusión: Las familias que concurren a los emprendimientos son los vecinos de las zonas Horco Molle (nombre de etimología quechua que se le da a un arbusto que crece en la zona) y del Barrio La Hoya (en donde en 1977 se iba a construir un estadio mundialista de fútbol, pero fue suspendido por el gobierno militar por el miedo a atentados de la guerrilla). Estas zonas han sido los lugares donde mucha gente ha sido marginada de la ciudad residencial de Yerba Buena, cercana a la capital de Tucumán. Muchos de ellos, tienen raíces étnicas de los pueblos originarios, sus nobles rasgos indígenas muchas veces son motivo de discriminación por gran parte de la sociedad tucumana. Bajo sus casas, se encuentran habitualmente, restos arqueológicos de desarrolladas culturas indígenas, pueblos que vivieron en natural armonía con su tierra, y que sus tecnologías jamás desequilibraron la naturaleza ni causaron catástrofes, hoy llamadas naturales”.

Talleres:  Desde la página oficial del Centro de Familia http://grupoanku.wix.com/horcomolle , se informó que las reuniones que se realizan todos los sábados comprenden “charlas, talleres de artesanías,  artes plásticas para niños, cocina, salud e higiene, organización de emprendimientos cooperativos, ciclo de cine, historia de los pueblos originarios, apoyo escolar, fotografía, cine, inglés, entre otros”. Las actividades comienzan “con un almuerzo familiar, donde se comparten alimentos gestionados por el Banco Nacional de Alimentos”, más  las donaciones que realiza el juez. “Posteriormente –se llevan a cabo- las tareas relativas a los diversos talleres de formación”. El trabajo social que se realiza en el Centro de Familia, está coordinado por Teresa Paunero. El centro cuenta también con la colaboración de vecinos, voluntarios. Pero las actividades solidarias que se realizan desde el anonimato, en estos barrios marginales, no se agotan en esta iniciativa, debido a que una de sus colaboradoras Elsa Pasayo de Díaz, tuvo la iniciativa  de complementar las actividades que se realizan en este centro, con la creación de  del taller de costura en el barrio de La Hoya. Las actividades se desarrollan en la casa de Elsa todos los días miércoles y cuantan con la asistencia de la modista Mimí Pavón.   Al taller  “concurren  mujeres y niños de variadas edades”. En este espacio  se realizan trabajos  de costura, bordado, tejido, cerámica y yeso, sobre materiales que generalmente se consiguen por donaciones. Mientras se hacen las distintas tareas, se debaten temas de interés grupal y se sirve la merienda”.

La Hoya   Taller de Costura:  Taller de Costura: Al principio se recuperaba  la ropa donada que estaba está descosida. Algunas se desarman y se transforman, de acuerdo a las necesidades. La ropa sana se vende a muy bajos costos entre la gente del barrio, como ingreso del Comedor y del mencionado Taller. Las actividades abarcan tejido de agarraderas, carpetas, cintos, trabajos que se  venden entre las amigas de las alumnas. En este espacio,  alrededor de  un mate y el pan casero, amasado por Juan, el marido de Elsa y se conversa sobre los distintos temas que van surgiendo en cada charla (sobre salud y la importancia de hacer la consulta periódica al médico en sus distintas especialidades,  economía doméstica,  temas familiares en general, alcoholismo, violencia  familiar,  problemática laborales,  problemas de conducta en los niños,  entre otros. A través de estas reuniones se van observando los roles de cada una de las mujeres, en cuanto a situaciones de conflicto, historias familiares, participación y actitudes frente al grupo. La finalidad es lograr la integración del grupo para que aprendan a convivir, trabajar juntas y hacer proyectos comunes para el logro de un mayor bienestar general”.

Fuente: Prensa Tucumana

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s