Cosmética a natural: Alternativa sana para nuestro cuerpo y el planeta

Últimamente está muy de moda la cosmética natural y ecológica, cosa que me parece perfecta ya que es un pequeño avance en la concienciación de las personas para hacer un mejor uso de nuestro planeta. A pesar de que las modas son lamentables en todos sus aspectos, esta tiene una buena causa. Internet siempre es el culpable de sembrar estas modas y contagiarlas de unos a otros, primero fueron los parabenos, luego las siliconas y parafinas, los sulfatos, la oxibenzona… Un cúmulo de historias que hizo que las consumidoras de cosméticos vieran una alternativa en la cosmética proveniente de la naturaleza, con el uso directo de aceites vegetales en sustitución de sérums o cremas, por ejemplo. El mundo de la cosmética natural es bastante complejo: no sirve con que un frasco ponga “Champú de Aloe Natural”, hay que saber diferenciar los ingredientes y también saber lo que significa cosmética ecológica, bio o natural, puesto que tiene pequeñas diferencias. Para que se entienda de forma sencilla, la cosmética natural es aquella que está formulada con productos que provienen de la naturaleza en un 80% y la cosmética ecológica es la que además de estar compuesta por productos naturales en un 95% cuida la composición en su totalidad evitando el uso de pesticidas en su materia prima. La calidad de las marcas dependerá de la calidad y pureza de sus concentraciones. La cosmética ecológica o natural no contiene derivados del petróleo –aceites minerales, parafinas o siliconas- ni colorantes, perfumes sintéticos, parabenos o filtros solares químicos. Siempre se usan envases reciclables y nunca derivados de animales criados en cautividad o muertos. La cosmética natural no tiene por qué ser siempre vegana, pero el uso de animales para probar sus productos sí está siempre prohibido. Por lo tanto, se cambian los ingredientes químicos por los naturales como los aceites esenciales, plantas medicinales, aguas florales o aceites vegetales , igual de efectivos pero sin efectos secundarios. Hay que tener especial cuidado con los aceites esenciales porque pueden resultar irritantes para algunas pieles sensibles.

¿Cómo saber que estás comprando cosmética natural si no sabes leer el inci?

No te fíes de que te vendan productos con la etiqueta de naturales, porque la gran mayoría de las veces no lo son. Si no conoces las marcas te pueden dar gato por liebre con mucha facilidad. Normalmente las marcas naturales no abusan de publicidad en los medios, ni tratan de venderte cosmética milagrosa. No te fíes de productos que dicen ser naturales porque una mujer desnuda sale en medio de la selva lavándose el pelo y teniendo orgasmos cual mona: no, no es natural, quizás tiene un aroma sintético de agua de cascada pero no deja de ser un bote relleno de plástico. Desconfía de los colores llamativos o de los olores demasiado artificiales: no es posible extraerlos de la naturaleza, por lo tanto son químicos. Los aromas en cosmética natural son extraídos de aceites esenciales, por lo tanto es imposible que un producto huela a pera, fresa o caramelo. En cambio sí olerá a cítricos o hierbas. Un producto natural nunca será rosa o azul.   Los ingredientes están colocados por orden de cantidad, es decir, que si el ingrediente natural está al final de la lista es que de natural poco tiene. A veces las webs indican los componentes de sus productos, pero no te confundas, que no es el inci completo, sino los principios activos que estarán disueltos en otra serie de ingredientes. La composición completa tiene que venir tras la palabra inci: o ingredientes: Los productos avalados como cosmética ecológica o bio llevan unos sellos impresos; cada país tiene su sello, pero ahora están unificándolos para que a los consumidores nos resulte más cómodo.   En cualquier caso, para asegurarte de no meter la pata lo mejor es que investigues antes los productos por Internet o que compres en sitios que te puedan asesorar bien. Hoy en día hay muchas tiendas especializadas en cosmética natural y podemos prescindir perfectamente de perfumerías y farmacias.

¿Por qué usarla?

Reducir el impacto medioambiental. No provoca residuos químicos ni perjudiciales para el medio ambiente. Ni durante su fabricación (no usan pesticidas en sus cultivos) ni con los desechos de su uso (restos en ríos y mares). Sabemos a ciencia cierta que no torturan animales durante el proceso de fabricación ni en el posterior testeo de sus productos. Creo que esta es la principal premisa legal que tendría que cumplir cualquier producto circulante en el mercado. Damos dinero a pequeños empresarios que promueven la economía rural y no a grandes multinacionales sin escrúpulos ni ética. No tiene efectos secundarios ni produce alergias (repito que hay que tener cuidado con el uso de aceites esenciales). Los extractos naturales son más afines con nuestra piel que la gran mayoría de productos sintéticos.

Fuente: Proyecto-kahlo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s