La Rioja dejó en total estado de abandono la casa de los abuelos de Joaquín V González

Oscar Alfredo Molina, poblador de Huaco, hizo público el estado de abandono de la casa de los abuelos del político, historiador, literato y Gobernador de La Rioja (1989 1891), Joaquín Víctor González -uno de los últimos exponentes de la llamada Generación del ‘80 del siglo XIX-. Molina –dijo que ve con-  “preocupación y vergüenza el estado de abandono, destrucción y desidia en el que se encuentra la casa de los abuelos del notable González. Lugar que habitó y que le sirvió como fuente de inspiración para su libro “Mis montañas” (publicada en 1893, narración autobiográfica, donde se mezclan tradiciones enfoques históricos, folklore, cuadros costumbristas que describen a La Rioja). El Poblador, indicó que “En un pedido al Gobierno de La Rioja “hice hincapié en la necesidad de restaurar y poner en valor a esta casa como patrimonio cultural. “Como ciudadano y admirador de nuestra cultura solicito, busque pronta soluciones para no menoscabar la memoria de este destacado escritor”, reclamó el vecino de Huaco a las autoridades provinciales.

Fuente: Diario El Independiente (La Rioja – Argentina)

Joaquín V. González

Ensayista, narrador, político, educador y jurista. Esta es la sintética definición de quien fuera además considerado uno de los representantes más consecuentes de la línea “reformista” del régimen oligárquico, en la etapa de los conflictos sociales y las insurrecciones políticas durante los años del cambio de siglo. Joaquín Víctor González nació en Nonogasta, pequeño pueblito de Chilecito, en La Rioja, el 6 de marzo de 1863. Se podría decir que lo suyo fue intenso y breve. En la vida política y social tuvo una distinguida participación, arrancando y también terminando muy pronto. Luego de estudiar en el tradicional colegio Monserrat de Córdoba, a los 18 años se inició en el periodismo, a los 23 era doctor en jurisprudencia y diputado nacional, y a los 26 ya había sido electo gobernador de La Rioja. En 1887 participó de la comisión de reforma constitucional y de la redacción de la constitución provincial. Mientras tanto, ya se desempeñaba como profesor de historia, geografía y francés. Con posterioridad, pasó a desempeñarse en cargos educativos de jerarquía nacional y, ya desde 1901, se hizo lugar en diferentes gabinetes nacionales. Con los presidentes Julio A. Roca, Manuel Quintana y José Figueroa Alcorta se desempeñó como ministro de Interior, Relaciones Exteriores y Culto y Justicia e Instrucción Pública. En esta instancia, impulsó la reforma electoral de 1902, que permitió la elección de diputados socialistas. En 1904, impulsó una ley del trabajo, radicalmente novedosa, que fue rechazada tanto por las patronales como por el movimiento obrero. En aquellos años, además, fundó el instituto pedagógico que ahora lleva su nombre (entonces, Instituto Nacional del Profesorado Secundario) y fue uno de los organizadores y primer rector de la Universidad de La Plata. Su primer gran trabajo escrito fue La tradición nacional (1888), un puntilloso análisis del país desde una perspectiva positivista, muy propia de la época del “orden y progreso”. Le siguieron unos cincuenta textos de reflexiones históricas y filosóficas, que componen toda su obra, entre los que se destacaron Mis Montañas (1893), Educación y gobierno (1905), El juicio del siglo (de 1913) y Patria y Democracia (1920). En diciembre de 1923, falleció, a la edad de 60 años mientras se desempeñaba como senador nacional. Fuente. El Historiador.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s